Astrologia, Carta Astral como herramienta.

¿Que te esta pasando por la cabeza?
Las influencias planetarias indican la tendencia de las circunstancias externas de la
vida. Cuando se interpretan correctamente tanto para el hombre común como para el no evolucionado, pueden señalar y lo hacen, el destino y el futuro de la
personalidad, pero condicionan y controlan totalmente al hombre que no ha tenido experiencia consciente del alma. En cuanto el hombre llega a ser consciente de su
propia alma y se esfuerza por controlar su “sendero de la vida”, las influencias de los planetas de por sí se debilitan definitivamente y van aminorando; el horóscopo
de la personalidad es indeciso y muchas veces inexacto: la fuerza que fluye a través de los planetas y no la fuerza de los planetas rigen y controlan. Entonces el hombre
llega a ser receptivo a las energías más elevadas y sutiles del sistema solar y de las
doce constelaciones regentes.
* El signo del Sol -como se lo denomina- indica la naturaleza física, mental y espiritual del hombre. Contiene el secreto del rayo de la personalidad y de la
respuesta o no del hombre al Alma, el verdadero hombre. Indica también la
integración ya lograda y la actual etapa de desarrollo de las cualidades del alma, del
equipo actualmente disponible, de la cualidad de la vida presente y las posibles relaciones grupales inmediatas. Desde el ángulo de la Sabiduría Eterna, indica sólo
esto y nada más, constituyendo lo opuesto de la usual posición astro lógica. Expongo esto porque la humanidad ha evolucionado bastante como para que, dentro del
menor tiempo posible, la Astrología del alma sea una posibilidad, constituyendo -desde muchos puntos de vista- lo opuesto al procedimiento normal. Esto es
prudente, necesario y también inevitable. Los Astrólogos, Psicoastròlogos; se dividirán eventualmente
en dos tipos: los Astrólogos exotéricos, que se ocuparán de los horóscopos de la personalidad, y los esotéricos, que se ocuparan de los propósitos del alma.
* El signo ascendente indica las posibilidades más remotas, la meta espiritual y el
propósito de la encarnación inmediata y de las sucesivas. Este signo se ocupa de la
lucha que libra el hombre espiritual para“continuar” desde la etapa avanzada, de modo que cuando la energía de la vida se haya agotado temporariamente y tenga
lugar “la muerte de la personalidad”, se encuentre “más próximo al centro de su vida, más cerca del centro de su grupo y se aproxime al centro de la Vida divina”,
según lo expresa la Sabiduría Eterna.
La frase: “muerte de la personalidad” tiene dos significados definidos:
a. Puede significar la muerte del cuerpo físico -que inevitablemente es seguida por
dos etapas, la de la muerte del vehículo emocional y la subsiguiente disipación
de la temporaria y siempre cambiante forma, asumida durante la encarnación
por la cuota asignada de energía mental.
b. La subjetiva y mística “muerte de la personalidad”. Esta frase indica la
trasferencia del foco de distribución de energía, desde la personalidad (un centro definido de fuerza) al alma (otro centro definido de fuerza).
Comprendo que estos conceptos no están de acuerdo con los postulados de la Astrología usual. Sin embargo, la Astrología no perdería tiempo si experimentara estas ideas durante un tiempo y los astrólogos descubrirían algunos problemas más interesantes y atrayentes y quizás
llegarían a una exactitud desconocida en la actualidad.
En conexión con el signo del Sol, con el signo ascendente y el efecto de la forma
mental relacionada con la Luna, la posición de la astrología esotérica es:
1. El signo del Sol. – Indica el actual problema del hombre; fija el paso o ritmo establecido de su vida personal; se relaciona con la cualidad, temperamento y tendencias de la vida, que tratan de expresarse durante esta particular encarnación y sugiere el aspecto puro y/o actividad del hombre nonato. Fundamentalmente las fuerzas de este signo indican la línea de menor resistencia.
2. El ascendente o signo naciente. – Indica la vida futura y el inmediato propósito del alma para esta encarnación. Mantiene el secreto del futuro y presenta la fuerza que,
correctamente empleada, conducirá al hombre al éxito. Representa el aspecto átavico o armónico de la vida, y puede producir correctas relaciones entre el alma y
la personalidad en una encarnación dada, señalando así el camino para reconocer la
fuerza del alma.
3. La Luna. – Este tipo de fuerza (procedente de ciertos planetas y no de la Luna)
indica el pasado. En consecuencia, resume las limitaciones y los obstáculos presentes. Rige el cuerpo físico y muestra dónde se halla la prisión del alma.
Lo siguiente, que quisiera hacer, que deriva de las anteriores, es que las energías del zodiaco, del planeta y del sistema, actúan como fuerzas obstaculizadoras o
estimulantes, según el tipo de vehículo o cuerpo sobre el cual actúan. La naturaleza de estos vehículos y su capacidad para atraer, responder, rechazar, absorber y trasmutar, dependen totalmente del grado de evolución obtenido y también de la condición general planetaria y
Psicológica en que se encuentra la familia humana en determinado momento. Un ejemplo de esto puede verse actualmente en el mundo, donde las fuerzas hacen impacto, casi violentamente, sobre nuestra vida planetaria con una nueva medida y compás, evocando una
respuesta muy intensificada de los pensadores del mundo.Estimulándolos a realizar un esfuerzo
sobre líneas ideológicas y, al mismo tiempo, producir en las masas y en las personas, poco evolucionadas el terror…, el miserable fatalismo, el agotamiento físico general y muchas otras reacciones indeseables de la naturaleza y sus formas. La comprensión de estos efectos “obstaculizadores o estimulantes”, Esto puede ser fácilmente logrado por quienes son capaces de captar la naturaleza de las actividades del planeta Saturno, el cual condiciona principalmente el grado de evolución, donde es posible hacer una elección definida y aceptar o rechazar
concientemente, la oportunidad. También donde la responsabilidad personal llega a ser un
hecho reconocido en una vida planeada y ordenada.
Este punto del proceso evolutivo humano
está descrito en El Antiguo Comentario con frases simbólicas:
“En medio de las fuerzas permanezco confuso. No las conozco, pues durante todo mi pasado me impulsaron de aquí para allá en el
lugar donde actuaba ciego e inconsciente. Me impelieron de un lugar a otro, de un punto a otro, de arriba abajo de esta tierra, y no hallé lugar donde reposar.
“Ahora las conozco y aquí permanezco y no me moverá hasta conocer la Ley que rige este ir y venir en la Tierra. “Puedo girar y volver mi rostro”, hacia los distintos caminos, enfrentar amplios horizontes y sin embargo
todavía permanezco
“Yo mismo determinaré el camino a seguir. Entonces avanzaré. No viajaré de aquí para allá en la Tierra ni giraré en el espacio. Pero avanzare.
Hay otra idea revolucionaria que la ciencia Astrológica esotérica incorpora a su aspecto
moderno y exotérico. En el ciclo mayor de las muchas encarnaciones del hombre, éste -como
es bien sabido- pasa a través del círculo zodiacal de Piscis a Aries, retrogradando a través de
los signos al seguir la órbita o el sendero de la retrogradación del Sol. Esta frase siempre me ha
confundido. Pero es que la aparente retrogradación, basada sobre la precesión de los
equinoccios es parte integrante de la Gran Ilusión. En el momento en que el hombre empieza a salir de esa ilusión y no está sujeto al espejismo y al efecto del maya mundial, entonces el
movimiento de la gran rueda de la Vida gira en dirección opuesta, y el hombre comienza (lenta
y trabajosamente) a actuar en dirección contraria. Así pasa a través delos signos de Aries a
Piscis, comenzando paciente y conscientemente a actuar como un alma que lucha por alcanzar
la luz, hasta que al finalizar el sendero enPiscis, surge como un conquistador y salvador
mundial. Entonces conoce el significado del triunfo sobre lamuerte, porque ha superado y
vencido el deseo.
Este camino opuesto, por el cual viaja el hombre a travésde los signos zodiacales,
requerirá un reajuste de los métodos empleadospor los astrólogos cuando hacen el horóscopo a
los aspirantes evolucionados, discípulos e iniciados.
Por lo tanto el astrólogo deberá interpretar el horóscopo de acuerdo al grado de
evolución del individuo en el sendero o (en otras palabras) al lugar que ocupa el individuo en la
rueda de la vida. Requerirá del astrólogo intuitivo trabajo y reflexión, lo cual dependerá del
contacto con el alma y de la prolongada meditación para determinar el proceso de
interpretación astrológica de quienes son ya almas vivientes y activas y están en las etapas
finales del sendero. Tales dificultades no se presentarán al confeccionar tu Carta Astral, del hombre común que desea evolucionar.
Puedo decir que los signos del zodíaco conciernen principalmente a la expresión de la vida del Hombre Celestial –en lo que respecta a nuestro planeta- y, por lo tanto, al destino y la vida del Logos planetario.
Además conciernen al gran hombre de los cielos, el Logos (conocimiento) solar.
En este caso refiero al efecto que producen en todo el sistema solar, y actualmente pocos
Astrólogos están capacitados para ocuparse de tal efecto.
www,uranooctava.netescorpio planetario-3d-espacio Movimientos-de-La-Tierra

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Astromapa